Tokio ya ningunos números quiere

Tokio ya ningunos números quiere es una novela publicada en 1999 por el autor español Ray Loriga. Fue publicado en inglés en 2003 por Canongate, en una traducción de John King.

Resumen de complot

Es una cuenta de la primera persona de un dependiente de la medicina de viaje. Va a sitios diferentes alrededor del mundo, vendiendo de puerta en puerta una medicina de borradura de memoria. Varios caracteres menores sirven de salidas para los autores musings en la memoria. Dicho a través de una neblina mental de más o menos cada medicina alguna vez inventada y smattered con encuentros sexuales promiscuos de todas las variedades, el protagonista finalmente comienza a probar su propio producto. Las páginas de déjà vu y pensamiento desconectado le llevan a encontrarse con el inventor de la medicina en Arizona. El autor es un epiléptico y tomó sus asimientos y amnesia temporal como la parte de su inspiración para el libro.

La amnesia también le da un dispositivo de transición interesante para expedir el complot sin necesidad tener de alcanzarse en detalles que desea omitir.

Temas principales

El autor trataba de provocar la pregunta al lector, "¿Qué significa ser humano?". Hay ideas definitivamente religiosas aquí, y es importante notar que Loriga se crió católico. La memoria se une al pecado, tanto original como individual. Casi nostálgico del Experimento del doctor Heidegger por Nathaniel Hawthorne, cada carácter es hasta cierto punto condenado a hacer los mismos errores que hicieron antes. Por lo tanto uno podría sacar la conclusión que nuestros pecados son una parte de nosotros, inseparable y así incontrolable.

La novela se puede describir como muy europea porque refleja el dolor de la Segunda Guerra mundial y su extensión en el futuro. El autor una vez dijo en una entrevista que, "... nosotros los europeos tan dividen entre nosotros, pero tenemos tanto en común - una historia común y un pasado pesado que llevamos, y a algún punto siente que miramos hacia atrás más que miramos adelante. Mientras que en América es al revés. No significa lo que dicen o todo lo que vean es mejor que lo que hacemos. No es una cosa buena en sí mismo. Pero es verdad: los americanos son más bien pequeños niños en un camino, se predicen en el futuro. Somos los viejos ahora."

Esto claramente se muestra hacia el final del libro cuando el inventor, K.L. Krumper, habla de perjudicar y en un hospital, mirar el trabajo de reconstrucción y pensamiento. "Ahora viendo absolutamente claramente el sentimiento de paz que barre a través de aquellos peones ya que terminaron su trabajo, decidí colocar toda mi fe en la demolición del pasado... Tiene que recordar que en aquel tiempo era sólo uno más de los millones de soldados que sobreviven de un ejército vencido. La pertenencia a una Alemania muerta, derrotada por vergüenza... Volvimos a Alemania en los trenes lentos derrotados, como forasteros expulsados del paraíso por forasteros. Me pareció que la destrucción del pasado entonces era la única esperanza posible."

Al mismo tiempo entonces, el libro brinca a la posición de enfrente y refleja un concepto de Nietzschean encontrado durante las escrituras de autores modernos como Chuck Palahniuk. La idea que es esto tiene que romper sociedades (o la gente) abajo antes de que se puedan hacer algo mejor.

Notas a pie de página



Buscar