Réquiem de alemanes (cuento)

"El réquiem de alemanes" es un cuento por el autor argentino Jorge Luis Borges.

Publicado en Sur en el febrero de 1946, se reimprimió en la colección El Aleph (1949). Es el último testamento de Otto Dietrich zur Linde, el comandante cojo de un campo de concentración nazi. Procesándose y condenado de delitos contra la humanidad, Zur Linde reflexiona atrás sobre sus propios pecados y aquellos de Alemania nazi mientras espera el pelotón de fusilamiento.

Sinopsis

Un miembro de la nobleza alemana, zur Linde nace en Marienburg, Prusia de Oeste en 1908. Levantado Luterano, zur Linde pierde su fe en el cristianismo después de leer las escrituras de Schopenhauer, Nietzsche y Oswald Spengler. Pronto después, se afilia a Schutzstaffel. A pesar de su desprecio profundo de sus hombres del compañero S.S., zur Linde se persuade que el Partido Nazi necesita a hombres como sí para asegurar el mundo un futuro glorioso.

El 1 de marzo de 1939, se hiere en la pierna atacando una sinagoga en Tilsit. Unos días más tarde, Wehrmacht invade Checoslovaquia, zur Linde se recupera en un hospital después de amputación de su pierna. Declarar cómo el interruptor de Raskolnikov a robo y asesinato era más difícil que las conquistas de Napoleón Bonaparte, zur Linde está relacionado cómo, el 7 de febrero de 1941, se designó al subdirector del campo de concentración de Tarnowitz. Allí, muchos intelectuales judíos se torturan y se asesinan según sus órdenes.

Está relacionado, "La realización del asistente de deberes en esa posición no era algo del cual disfruté, pero nunca pequé por ommision. El cobarde se demuestra entre espadas, el hombre compasivo, procura ser probado por cárceles y dolor del otro."

Durante la caída 1942, el hermano Friedrich de Otto se mata en combate en la Segunda Batalla del El Alamein. Pronto después, una incursión de bombardeo Aliada destruye la casa de Linde zur en Marienburg.

Pronto después de que el final de la Segunda Guerra mundial, zur Linde se captura y se coloca procesado para delitos contra la humanidad. Rechazar ofrecer una defensa para sus acciones, zur Linde se condena y condenado a la muerte por el pelotón de fusilamiento. Como espera su final, zur Linde garabatea un último testamento en su celda. No ofrece ninguna justificación y se alegra del hecho que "la violencia y la fe en la espada" deben gobernar el futuro, más bien que "las acciones cristianas serviles de la timidez." Los expresos adicionales esperan que, si la victoria y la gloria no pertenecen a Alemania nazi, les dejó pertenecer a otras naciones.

Como reflexiona cómo se debe conducir él mismo antes del pelotón de fusilamiento, zur Linde realiza que no siente ningún miedo o compasión, hasta para sí.

Concepción

Las reflexiones de Zur Linde articulan un rasgo típico del fascismo, la noción de violencia de sacrificio y rechazo del sentimiento de empatía para su víctima, su deshumanización e inculpación. Este paso se refiere a Nietzsche (1885) Así Dijo a Zarathustra, en el cual la disposición del compartimiento en el sufrimiento de la víctima se ve como una vulnerabilidad.

En una entrevista con Richard Burgin, Borges recordó cómo sus interacciones con los simpatizantes nazis de Argentina le llevaron a escribir el cuento.

Enlaces externos



Buscar